EL LLANTO

Me desperté sobresaltada, el reloj de la mesilla marcaba las tres y media de la madrugada. Los llantos terroríficos de mi hijo llegaban desde la otra habitación a través del intercomunicador. Me levanté y vestí lo más rápido posible, recogí unas flores del jardín y fui a llevárselas a su tumba, tal vez así se calmara y me dejara dormir.

 

Microrrelato seleccionado en concurso para antología: Microterrores. Febrero, 2019. Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: