EL ÁNGEL

200301B7-31DB-4A5A-9A06-D2D716B24C6A

       La piedra sagrada nos había acompañado toda nuestra vida, tradición sobre tradición, sangre sobre sangre. Allí ofrecíamos los sacrificios a nuestros dioses y despedíamos a nuestros seres queridos cuando viajaban al más allá. Generaciones enteras cuidaron de aquel mineral como el símbolo más importante de toda la aldea.

           Pero las cosas cambiaron, y los hombres con la cruz vinieron a imponer sus creencias, violaron, mataron y a los demás nos obligaron a vivir bajo sus costumbres, tan solo pudiendo adorar a su divinidad. Por eso el viejo druida ordenó a los mejores canteros formar una imagen a semejanza de los dioses de la cruz y así poder sobrevivir al olvido. Ya de esto hace muchas lunas y los que quedamos nos hemos adaptado, ahora en las noches frías de enero nos escabullimos para sentarnos al lado de la escultura que forma la piedra sagrada, para escuchar como murmuran nuestros antepasados.

 

Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: