GEN

IMG_1073

         «Con las yemas de los dedos recorrí su clavícula y seguí bajando por su brazo para terminar acariciando su mano, era cálida, real. El suave tacto de su piel me aceleró el pulso, y al sentir sus labios húmedos, logró que dos corazones se fundieran en uno. ¿Es amor o destino? Jamás lo sabremos, pero el tiempo se detuvo cuando nos conocimos, en este mundo medio dormido».

         Miré mi muñeca y un holograma brilló en mi piel marcándome la hora. Faltaban cinco minutos para mi turno. Como cada persona de la ciudad, acudía una vez a la semana al showroom, salas preparadas con el mejor servicio de realidad virtual. Algunos elegían dar un paseo por Egipto, otros recibir un buen masaje en Tailandia. En mi caso, me conformaba con poder charlar con alguien en algunos de los cyber bares, era la única manera de relacionarse.  Después del gran boom tecnológico, las personas nos fuimos aislando.  Nació la nube y dejamos de vivir naturalmente para pasar nuestros días en la web. Así llegué a mis veinte años, donde el encuentro más cercano que he tenido con un chico, fue en una cafetería de la red, y claro, sabía muy bien que nada de eso era real.

           Una señal en rojo marcó mi nombre indicándome la sala que me correspondía. Acerqué la mirada al lector de la puerta y diminutos láseres leyeron mi código genético; después la puerta se abrió. En el interior un joven con el pelo revuelto se encontraba recostado entre almohadones del sofá, que había extendido por el suelo a modo de asiento y con gafas puestas, disfrutaba de su sesión virtual. Por un fallo en los códigos registrados fui destinada a una habitación equivocada, que además, estaba ocupada. Primero dudé y mis pies se clavaron en el suelo.  No podía cometer esta locura, pero al mirarlo lo supe, debía hacer algo. Me coloqué frente a él y respiré profundo, intentando que se me pasaran los temblores. Un segundo después sostuve su mano y la posé en mi hombro que el acarició de inmediato, para acercarme y besar sus labios.

Publicado en Antología: Amor y Desamor. Junio 2019.

Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: