LA CARRETERA

2BD8F077-C22C-48C1-B5FF-1460A2016233

 

Una camioneta se acercaba hacia ella. Al verla, rápidamente comenzó a hacer señales con los brazos desde el arcén para llamar su atención, pero nada, el muy cabrón pasó por su lado ignorándola. Era el tercero esa noche que no quería ayudarlas. Buscó cobertura con el móvil, pero era inútil, ni un segundo de señal para poder llamar a una grúa. Miró a su niña que esperaba unos metros atrás. Levantó el brazo con el teléfono en la mano, rezando para que funcionara, pero era imposible, se encontraban en una carretera rodeada de un gran bosque de pinos. 

        Colgó su bolso del hombro, agarró bien fuerte la mano de la pequeña, y caminó colina arriba, dejando el coche aparcado en el arcén con la rueda destrozada. Por nada del mundo estaría allí, sino fuera porque la cubierta reventó sin avisar. Ahora no solo llegaría tarde a la boda de su hermana, encima tendría que esperar horas antes de que alguien se dignara a ayudarlas. La boca se le comenzaba a resecar y los pulmones le ardían extrañamente. Miró los zapatos de su niña sucios y pegajosos de tanto moho, el vestido blanco era más de lo mismo. Al final se rindió y emprendió el camino de regreso a la carretera. 

       Acarició la cabellera húmeda de su hija y se tiñó los dedos de sangre, pero el sonido de un motor la obligó a levantar la vista. Un camión se acercaba, debía aprovechar la oportunidad, tal vez la única que tendrían en horas. La chiquilla se abalanzó contra la línea del arcén para cruzar la carretera pero la madre la detuvo por el brazo.

       —¡No Mariela! Debes tener más cuidado. No puedes cruzar cuando viene un vehículo —dijo la madre empujándola hacía atrás.

       —Lo sé, no pensaba hacerlo. —La niña se giró dándole la espalda y dejando ver la mitad de su cráneo destrozado—. Ya nos atropellaron una vez mamá. No volverá a ocurrir.

Todos los derechos reservados.

4 comentarios sobre “LA CARRETERA

Agrega el tuyo

  1. uff! tengo el estómago encogido!!!! Que te voy a decir que no te lo haya dicho ya? Eres la maestra del relato corto y de los finales inesperados! El corazón me dado un vuelco!
    Enhorabuena! Un gran relato!

Responder a Pippo Bunorrotri Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: