ELLA

EC1EB69E-5F3B-446A-8F54-82C7153691D1

 

Se sentó en su trono decidida. En su mano derecha sostenía el cetro y con la otra acariciaba a su gato Thot, mientras intentaba analizar la situación. ¿Que podía suceder?  ¿Que consecuencias podía traer tu decisión? Su pueblo la adoraba, como conseguiría que él también lo hiciera. Disipó todas las dudas de su mente porque ella era poder y faraona. Pero lo más importante es que era mujer. Después recibió a Marco Antonio.

 

 

Microrrelato publicado en antología.

Todos los derechos reservados.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: