CANCIÓN DE CUNA

Disfruto de cada noche. Cuando la casa se calma y las luces se apagan, yo voy en busca de mi canción de cuna. La voz de mamá es tan suave y serena, que me duermo enseguida. 

Me canta su canción favorita, la que le enseñó su abuela, mientras yo me acurrucó lo más cerca que puedo. Su voz retumba entre las paredes de tierra y la hierba en esta época está demasiado húmeda, por eso papá ya no me deja ir tan frecuente al cementerio, así que tendré que esperar para escuchar a mi mamá cantar.

Los comentarios están cerrados.

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: