CULPABLE

          Un chorro ocre salió del grifo, mientras las tuberías chocaron ruidosamente para dar paso al líquido negruzco, donde Leila intentó lavar su rostro ensangrentado. Desde la mugrienta ventana del ático se podía ver la luz de la luna llena. Con los dedos temblorosos saco del bolsillo el manojo de llaves,... Leer más →

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑