MADRE

       —Si madre, ya sabes que lo haré —Carla rascaba su cabeza en donde las calvas comenzaban a aparecer, arrancando los mechones de pelo pegajosos. Su alma estaba condenada, dividida en dos, compartía su cuerpo con ese espíritu endemoniado que quería robarle la vida y solo su madre podía liberarla. Por eso tomó... Leer más →

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑