LA PRESA

Se despierta aturdido, confuso, pero de inmediato nota que no puede mover su cuerpo. El miedo se le dispara por su torrente sanguíneo y los latidos del corazón se le aceleran. La desesperación comienza a hacer su trabajo y se retuerce de forma frenética. Parpadea varias veces, pero no logra recuperar la visión, que aún... Leer más →

Sitio web creado por WordPress.com.

Subir ↑